Las plantas xerófilas, una opción de la que te enamorarás